lunes, 27 de octubre de 2014

de cómo line es de mala suerte para mis relaciones sociales homoc

Line es el infierno comunicacional para mí. Existe una suerte de maldición en dicha plataforma que hace que todas las comunicaciones de flirteo pseudo novial que mantengo por ahí terminen mal, y lo peor es que Line me parece bonito por los stickers y demás pero está salado para mí; en distintas ocasiones los humanos con los que traté de entablar comunicaciones por ahí, sean cursis, romanticonas o de algún tipo de interés más allá de la amistad, terminaron odiándome y lo peor es que no existe una explicación lógica, creo, por lo tanto se lo atribuyo a Line y sus características:

1.  Las llamadas online: lindo concepto, se logra las primeras veces, pero si usted termina conociendo psychos, como yo que soy un imán para dichos sujetos, empezará a odiar esta característica comunicacional de Line. Si usted no contesta por cualquier motivo esto terminará en discusiones por esa misma vía, dando explicaciones infructuosas de por qué no contestó, en mi caso realmente no ha sido porque esté manteniendo relaciones sexuales y casualmente entre una llamada, o que esté hablando con otra persona o que se yo, en mi caso es peor porque siempre es que estoy bañándome los dientes, cagando, o simplemente durmiendo. No lo oí y ese es mi gran pecado, y cuando lo noto dos horas después ya hay un pedo mental en el interlocutor celoso e inseguro que imagina que mi vida es mucho más divertida y fructífera sexualmente de lo que es en realidad.

2. Los stickers: son lindos, mucho. Yo personalmente amaba el del conejo vestido de conejita playboy con una calabaza de Halloween. Lo usaba para todo y era fácilmente malinterpretado, también amaba a James y lo sobreactuado que es, y en general amaba comunicarme con ellos, pero desafortunadamente si no tienen una explicación posterior y casi inmediata pueden ser ofensivos y por lo tanto generar más discusiones de las que un humano normal puede tener.

3.  La hora en la que uno leyó el mensaje: el anticristo en Line es esa característica, a usted no lo ven conectado, pero si notan que leyó el mensaje y duró más de dos minutos en contestar ojalá tenga una buena excusa para no haber contestado a tiempo.

4. Las llamadas online (again): al principio es tierno durar una hora hablando con alguien, pero luego se vuelve tedioso, yo personalmente prefiero la conversación de texto por muchos motivos, entre otros porque uno logra editar un poco ciertas cosas que pueden ser usadas en su contra, pero cuando le están viendo la jeta y usted dice algo raro que se preste a malinterpretaciones puede convertirse fácilmente en un caos, y si usted por algún motivo retira los ojos de la pantalla o cambia de app, que la Rosa de Guadalupe lo cuide, porque significa de inmediato que no le interesa la conversación sobre alguna cosa como el acné, que se les pasó la fecha de pago de nómina, la soledad y/o el aburrimiento entre otras. Las llamadas así deberían ser exclusivas para comunicación familiar, una sola vez a la semana para evitar cosas jartas.

Aclaro que siempre amé más Line que Whatsapp, pero siento que me genera menos cosas jartas la segunda plataforma y que no la tengo salada, al menos por ahora. A esto debo añadir que como dije anteriormente mi imán de psychos hace lo suficientemente bien su trabajo para que yo me encuentre con gente satánica, y no de los chéveres que hacen rituales, y por lo tanto eso aunado a la maldición santera que tiene Line en mis comunicaciones hace que no la considere como tal una plataforma comunicacional apta para mí, por lo tanto aprovecho para decirle a mis amigos y contactos que tengo o tuve en Line que si no les hablo por ahí es porque ya no la uso, la borré y la odio, no es porque los rechace o me parezcan feos. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario