martes, 4 de enero de 2011

top 6 de cosas divertidas del año pasao...

Cuando uno crece empieza a notar que cosas que antes detestaba y criticaba de sus padres, tios y demás adultos comienzan a gustarle, generalmente son cosas relacionadas con la comida y/ó bebidas alcohólicas, pero también sucede mucho con dichos y expresiones ó con actitudes que pasaron de cuestionables en otros a cotidianas en uno.

En mi caso pasó con la cerveza y el whisky, eso si a diferente edad, asi como también con el chunchullo, alimento que odiaba con el alma y que hace más o menos un año no sólo tolero sino que he llegado a disfrutar en los asados familiares de inicio de año. Pero además de estos gustos alcoholico/culinarios adquirí frases abuelares, perdí un poco el concepto de ridiculez lo que es muy notorio en la cara de mis primos adolescentes, y lo más importante, adopté la frase tial por excelencia "ya estamos en (inserte mes y día acá) otro año que se va a pasar rapidísimo". Si bien en 2010 fui un poco abuelar, un poco avejentado y sentí que el año se pasó putamente rápido también creo que debo, cual tradición de adulto contemporáneo, agradecer las cosas que me pasaron el año inmediatamente anterior.

Usted se preguntará por qué 6 cosas, y yo simplemente le diré que iba a hacer un top 10 pero el 2010 no fue tan productivo como para que fueran 10 items, a menos que incluya episodios porno, cosa que no haré porque me quitaría el halo de monjalidad que aún creo (erróneamente) conservar. Además son 6 porque la gente que se cree mala usa el 6 para todo y como yo me creo malo y contracultural debo usarlo (en realidad fue un amigo el que me sugirió que fuera un top sin múltiplos de 5). Acá vamos:


6. Camisetas futboleras ó el encuentro tropipop

Creo que no debería incluirlo porque es una satisfacción personal que sólo pocos seres, muy allegados a mi, podrían entender, aunque igual es una anécdota muy divertida. Un día estoy yo con uno de mis mejores amigos rumbiando y dando por un bar muy popular y precario la acostumbrada putivuelta (donde uno pasea, mira, conoce, flirtea, le regalan trago y demás) cuando me encuentro de frente a mi ex y su novio actual, evento que pudo ser traumático dadas las características de la ruptura: mentiras, cachos, terminada por teléfono, etc... pero que fue de los momentos felices de este año porque primero noté que el man por el que me cambiaron era más bien insípido, de esos que como dice una de mis mejores amigas "no tiene sal en los miados", además de ver el evidente deterioro físico de mi ex, pero sobre cualquier cosa ver cómo el amor y el espíritu de pueblerino tropipop hace que la gente quede en ridículo sin notarlo.

Y es acá donde está el punto clave de este encuentro: el atuendo que estos dos personajes llevaban. Cada uno iba con la camiseta de fútbol de la respectiva selección de su país de origen, porque esta es una pareja interracial colombo-argentina. Sólo alguien muy tropipop, profundamente encacorrado, y con cero conocimiento del ridículo es capaz de salir a rumbiar con una camiseta de fútbol acompañado de su pareja que porta una igual, pero de su respectivo país, como para hacer evidente que el amor interracial e internacional fue consumado. Esto, malo para ellos y bueno para mí, logró en mi una profunda seguridad ontológica y un lugar privilegiado en mi baúl de los recuerdos absurdos.


5. Internacionalización aka. Felicidonia

Desde el 2009 había planeado un viaje muy hippie por tierra por Suramérica, y en mi mente sonaba bien al principio, pero luego alguien me hizo caer en cuenta que soy cero hippie y muy intolerante a los viajes en bus, asi que pensé que típico llegaba a Ipiales y ya iba a querer devolverme no sólo porque eran muchas horas de bus sino porque realmente no tengo el espíritu de riesgo y el hippismo que se necesita para vivir "una aventura" como esa.

Finalmente decidí que iría a Buenos Aires directamente, pues desde el 2006 quería irme para allá y además dos amigas también viajarían vacacionalmente, lo que agregó presión social para ir y llevar a cabo, por fín, el plan de internacionalización, asi fuera saltándome muchos destinos, ó pues casi todos.

Los primeros días fueron realmente jartos y aburridores pero luego me acostumbré a la ciudad y llegué a una casa donde permanecí los 3 meses y medio más bonitos de mi vida, conocí gente que amo mucho y que está en mi corazón y me sentí en un reality show por cada cosa que sucedía y por la convivencia con 17 individuos... cabe anotar que de un viaje vacacional por poco tiempo resulté sobreactuándome mucho postergando dos veces el regreso y quedándome un total de 4 meses en porteñoland.

Entre mis múltiples descubrimientos ahora sé que todos los argentinos se llaman Pablo, tienen barba asi se la rasuren, tocan guitarra y saben hacer asados. Aprendí que no se debe dar por hecho la mariconería así en apariencia todos los argentinos y franceses parezcan maricos, que los argentinos se poguean hasta el himno nacional, y que allá te dicen flaco y loco así no seas ninguna de las dos cosas.

Fue una internacionalización cursi en la que rebauticé al país como Felicidonia y pasé de rolo friolento a calentano provinciano por culpa del calor primaveral y de principio de verano.


4. Guarradas de relleno

El año pasado fue también un año de guarradas en todo sentido, tuve algunas experiencias pornodiversas que no entraré a detallar por mi monjalidad inexistente y visité lugares de perdición y amanecederos muy bellos como la Trinchera, aunque a decir verdad este item es un relleno ya que por querer creerme el malo haciendo un top 6 no tenía las 6 cosas del listado muy claras y no quiero incluir aún porno en el blog, creo.


3.  Yupi empresarial y viajero

Ya estaba a punto de cumplirse mi permiso como turista en Argentina y como soy un perezoso y no hice lo de las vueltas de la residencia precaria debía salir del país y que me sellaran pasaporte ó exponerme a una bella multa cuando quisiera regresar a Colombia.

Una de las chicas que conocí en la casa donde viví en Buenos Aires, mexicana ella y de nombre Cecilia, me dijo que fueramos juntos a Colonia, mi idea realmente era Montevideo pero no habia mucho dinero y además el viaje barato debía reservarse con 10 días hábiles de anticipación asi que fue Colonia del Sacramento nuestro destino.

La compañía mexicana no pudo ser mejor. Fuimos en un buque chiquito que tenía un duty free muy peculiar donde había "fragancias" con mucho estilo como el perfume de Es tan Raven. Llegamos a Colonia y conocimos a una guía de la cual me enamoré por su candor y buenas maneras (María si lees esto debes saber que te amaré por siempre), comprobé mi vocación de Blancanieves ya que en medio segundo varios perros se acercaron y me siguieron con amor y sin razón alguna.

Allá comimos "chivito" que es como una hamburguesa pero con un corte especial de carne de res, una cerdada culinaria que obvio ayudó a mantener altos mis niveles de colesterol y triglicéridos, obvio tampoco faltó el flan con dulce de leche encima para además hacer un aporte importante a redondez corporal y la diabetes. Luego conocimos el trabajo de un artista muy chévere llamado Jorge Carbajal y nos devolvimos en primera clase (que es igual que la normal solo que con mas espacio) pero nos dieron champán en copa de plástico y me sentí muy sofisticado y viajero.

Lo mejor de ese día fue que me sentí muy ejecutivo, un yupi empresarial que va de un país a otro y regresa a su punto de partida en un solo día, aprendí cosas y tuve una muy buena compañía. Finalmente el objetivo de no ser ilegal y evitar multas posteriores fue cumplido a cabalidad.


2. El Bambi bicéfalo

Luego de escarbar entre personajes y cosas que me gustaría tatuarme un día decidí tatuarme a Bambi, un dibujo en donde mira hacia atrás y tiene una mariposa en el culo. Aunque muy gay e infantil estaba decidido Bambi y su mariposa serían los próximos residentes de mi antebrazo derecho, y si bien la idea no tuvo mucha acogida entre mis conocidos ya estaba muy seguro que eso era lo que iba a tatuarme.

Un día hablando por msn con un muy buen amigo ví que tenía una imagen de un Bambi bicéfalo, o por lo menos eso creí ver, y pensé "este es sin duda!, es más yo que el Bambi con la mariposa en el culo, solo que debo reformarlo" porque eso si, el dibujo estaba muy mal hecho, la línea era muy gruesa y se veía un poco deforme. Siendo sincero no soy tan buen dibujante y además me daba un poco de pereza redibujarlo, asi que pasaron casi 2 meses para que se materializara la idea. Afortunadamente en el mundo existe gente como Daniel Marin, un tatuador de Viuda Negra (un estudio de tatuajes acá en Bogotá), quien sería no sólo el que me tatuara sino también quien dibujara al Bambi bicéfalo que reunía mi obsesión por los tatuajes cursis y los siameses en una sola imagen.

Llegó el día, recuerdo que fue un viernes, fui le dije mi idea junto con varias imágenes de Bambi, hice el negocio monetario, esperé el dibujo, lo aprobé y me sentí muy en Miami Ink, sólo que sin ser cursi y llorar porque mi tatuaje significaba un renacimiento ó la muerte de alguien que "me acompañará siempre", y me dispuse a dejarme tatuar. Puede parecer una bobada pero este tatuaje ha sido importante no por significar cosas específicas sino porque junto con los otros que tengo me hacen alguien inolvidable y más bello de lo normal, y porque es mi top 6 y se me da la gana incluirlo porque asi es la gente mala y contracultural.


1. El dreamteam sudaca en concierto

Lo más importante ocurrido el año pasado, un momento parteaguas y cambiavidas: ver en vivo a Wendy Sulca, Delfín hasta el Fín y La tigresa del Oriente.

Un dj set previo y posterior al "main event" muy divertido, con música que amo como M.I.A., Bonde do Rolê y Major Lazer entre otros, remixados con cosas ochenteras y con visuales de la Tigresa muy al estilo del video de Groove is in the heart que me hicieron profundamente feliz.

Luego Wendy ya adolescente cantando en spanglish Like a Virgin, y sus populares La tetita y Cerveza, cerveza, Delfin con actitud muy rockstar bailando Thriller y la Tigresa con una actitud de diva, una entrada increible que incluía una serpiente que parecía más un dragón, 3 bailarinas que se sabían la coreografia y uno que simplemente estaba torsidesnudo moviendose pornomente, cero vocalización y mucho entusiasmo, hicieron en definitiva un concierto que para mi será difícilmente olvidado y que merece sin duda el número uno de los eventos divertidos de mi vida el año inmediatamente anterior.


Espero de todo corazón que alguien haya leído esto, ojalá completo, porque luego de varias horas escribiéndolo y tratando de parecer interesante me pregunto "será que a alguien en realidad le importa mi top 6?".

9 comentarios:

  1. Leído completo. Te acabas de ganar una seguidora (aunque siendo tan malo y contracultural te debe importar nada). Saludos.

    ResponderEliminar
  2. me parece muy bien que seas mi niu follower y te lo hayas leído completo!!!

    ResponderEliminar
  3. Check.

    Entretenido y todo. Creo que lo que mas me gusta es cuando habla de su ex, y de su malevolencia contracultural :)

    Santiago.

    ResponderEliminar
  4. jajaja obvio porque la gente que usa el 6 es mala y contracultural y tiene fuertes tendencias a burlarse de episodios con sus ex. que bueno que lo haya leído todo!

    ResponderEliminar
  5. gracias por esa entrada jajaja me rei mucho y por supuesto que lo lei entero jaja como no si fue un gusto leer algo ligero como eso, en estos dias calurosos (por lo menos aca en chile) sin nada bueno que hacer y con una somnolencia que te impide la busqueda de cualquier entretencion que no sea dormir ^^ jaja
    (por cierto que eso de la monjalidad y de ser malo y contracultural me mato jajajaja)
    muchos saludos¡¡
    =3

    ResponderEliminar
  6. gracias a ti por leerme, me siento con fama internacional por lectores como tu. un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estuviste en Argentina??, que interesante eres XD

    ResponderEliminar
  8. interesante si, pero te faltó mencionar mi originalidad a la hora de seleccionar destinos turísticos.

    ResponderEliminar